Almacenar en Cloud no es trabajar en Cloud

Hace tan sólo un año que una persona  a través de Google podía seguir los nuevos productos que iban apareciendo para el almacenamiento de archivos en la Nube. Actualmente esto se ha tornado una tarea casi imposible.  Parece que cada día aparece un nuevo servicio. Si yo fuese biólogo diría que estamos ante una explosión demográfica.

Resulta que hasta las empresas de software más clásicas y que se resistían con toda clase de argumentos ante las aplicaciones en Nube, finalmente se han rendido. Intentan subirse al tren de la computación en la Nube, algo para lo que no están muy preparados y que antes denostaban como una moda pasajera. Para ello intentan introducir entre sus productos y servicios el almacenamiento en la Nube.

En la mayoría de los casos, este cambio no se ha producido por iniciativa propia, sino más bien porque sus clientes les demandan cada vez más este tipo de servicios. Hay todo tipo de casos, pero por lo que he observado, lo que prolifera en abundancia son una suerte de páginas web dónde subir tus archivos  para luego poder descargarlos. Con esto, así de simple, muchos se presentan ante sus clientes como empresas que prestan servicios de almacenamiento en Cloud.

Por almacenar en Cloud, debemos entender cualquier tipo de aplicación que permita subir archivos que podrán ser descargados en otro momento y desde otro lugar.

Otra cosa es cómo funciona, si resulta práctico, rápido o seguro. Si tardas 20 minutos en subir un archivo de 3Mb, si tienes que subir los archivos de uno en uno, si el sistema se corta justo cuando llevas un archivo por la mitad, si al descargarlo resulta que el archivo está corrupto, si machacas un archivo importante con una versión antigua, etc.

Parece que la computación en la Nube ya ha superado una de sus primeras etapas. Ahora todo el mundo comprende lo que es almacenar archivos en la Nube y demanda este servicio. Atrás quedan aquellos que alertaban sobre el peligro de esta filosofía y se esforzaban por demostrar el poco futuro que tenía. Aún tengo en mente, una reunión que mantuve con un profesional del Marketing en los inicios de nuestro proyecto,  nos advirtió del poco futuro que teníamos, ya que ninguna empresa querría nunca almacenar sus documentos en la Nube. Todo un visionario.

Yo creo que  superado el primer paso, se ha popularizado lo que es almacenar. Ha llegado el momento de que se descubra que también se puede trabajar en en Cloud.

Existen ya multitud de herramientas que permiten el trabajo en la Nube.  En nuestro caso, al tratarse de archivos, podemos definirlo simplemente diciendo que: Trabajar en la Nube  es la posibilidad de usar los archivos en la Nube de igual forma que lo hacemos en nuestro ordenador. Dataprius nació con este objetivo y funciona tal y como se espera, si haces click sobre un archivo este se abre y si lo guardas, el programa se encarga de enviarlo a tu carpeta en la Nube.

Un ejemplo bastante ilustrativo de esto lo pueden proporcionar las empresas que necesitan trabajar con archivos diferentes a los omnipresentes Word y Excel.

En los últimos tiempos, nuestra aplicación está teniendo muy buena acogida entre las empresas de ingeniería. Una gran parte del éxito en este sector se debe a la posibilidad de abrir archivos de AutoCAD directamente desde la aplicación.  Esto significa poder trabajar en Cloud, porque puedes abrir el archivo, trabajar sobre él y guardarlo de la forma habitual sin más que el programa haga su trabajo lo actualice él solito en la Nube.

Claro que para que lo anterior funcione, se necesita algo bastante más complejo que el simple almacenamiento. Entre otras cosas, que el programa funcione rápido, que se pueda abrir y guardar el archivo directamente y que además no machaquemos el mismo archivo si resulta que otro compañero lo mantiene abierto y trabaja sobre este.

La parte negativa del trabajo en Cloud son las conexiones de Internet lentas. En esto hay que tener en cuenta cómo funcionan ambas partes. La velocidad del proveedor es fundamental, es decir, desde dónde tienes que descargar y hacia dónde subes el archivo.

Para saber cómo funciona esto, sólo hace falta sumar. Si una de las empresas, de las que hablaba anteriormente, ofrece almacenamiento en la Nube y su velocidad de Internet es de digamos 6 Megas, entonces bastarán dos personas descargando cada una un archivo de 3 Megas para que una tercera no pueda descargar sus archivos, al menos con una lentitud insoportable.

Por otro lado está la velocidad de conexión del usuario. En esto seré rotundo, si quieres trabajar en Cloud necesitas una buena conexión a Internet. No dejo de sorprenderme con aquellas empresas que se obstinan en ahorrar en la conexión, cuando hoy en día supone una infraestructura tan necesaría como la electricidad para funcionar de forma eficiente. Típico caso de querer ahorrar justo dónde se debe invertir.

Lo cierto es que muchas de esas empresas, que ahora se lanzan a ofrecer almacenamiento de archivos en la Nube, no tienen una conexión mucho mejor que la de un buen ADLS. Lo que aprecia el usuario, es la sensación de que aquello va terriblemente lento. Terreno abonado para que los detractores de la Nube puedan seguir en su cruzada.

Para aquellos que tengan curiosidad, les revelaré que en estos momentos la conexión de nuestro sistema es de 1500 Megas, apliable hasta 10.000. Esta velocidad no es apreciable si no se dispone de una buena conexión propia. Por poner un ejemplo, durante el més de Junio usé Dataprius desde Londres, la sensación es que los archivos están en tu ordenador, trabajas directamente en Cloud sin darte cuenta.

De todas formas, la inmensa mayoría de las empresas o particulares que se acercan al mundo de la computación en la Nube ya se han preocupado y disponen de una buena conexión a Internet. Hablo desde la experiencia y en todos estos casos podemos decir que pueden trabajar en Cloud sin problemas. A partir de ahora, sugiero al lector, que ante un eventual encuentro con un Cruzado en la causa contra la Nube, le pregunte con qué tipo de conexión ha probado las cosas.

Me atrevo a pronosticar que, en poco tiempo, quizá meses, el público en general comprenderá y sabrá distinguir perfectamente entre almacenar y trabajar en la Nube.

Para las empresas las ventajas son tan grandes que bien vale invertir en una buena conexión a Intenet. Estas ventajas son las que muchos ya conocen:

  • Reducción de costes que se produce al liberar recursos de la estructura informática física de la empresa.
  • Redistribución eficiente de los recursos: las tareas de control, seguridad y mantenimiento son realizadas por el proveedor.
  • Movilidad y accesibilidad para los usuarios: Los empleados de la empresa pueden trabajar desde cualquier lugar, sin perder la capacidad de trabajo y control corporativo.

Las perspectivas para el trabajo en Cloud son enormes.

En estos momentos la Unión Europea está trabajando en la liberalización del mercado de las redes de datos para los años 2014-2020. Esto proporcionaría un empuje sin precedentes a todas aquellas empresas tanto proveedores como usuarios de aplicaciones  en  Cloud.

Un estudio elaborado conjuntamente por Roland Berger y SAP revela que la economía en la nube, concepto que se refiere a cualquier valor creado en ambientes virtuales, podría generar en las cinco principales potencias europeas (Alemania, Francia, Reino Unido, España e Italia), hasta 763.000 millones de euros hasta el 2015.

El informe “La supervivencia del más apto: Cómo puede Europa asumir un papel de liderazgo en la nube”, señala que la inversión en cloud computing llegará hasta los  72.900 milones de dólares en 2015, convirtiendo a este sector de la industria TIC en el de crecimiento más rápido. Además, representaría entre un 0,1% y un 0,2% del crecimiento total del PIB europeo.

“El cloud computing es una verdadera revolución, sobre todo para pequeñas y medianas empresas”, afirma Peter Lorenz, Director de Soluciones por Encargo de SAP. “Esto se debe a que dará a estos negocios acceso a infraestructuras  que hasta el momento solo se podían permitir las grandes compañías, lo que se traduce en nuevas oportunidades de mercado para los proveedores TIC, que ofrecen a sus clientes soluciones personalizadas y servicios flexibles”.

Bueno, termino de escribir este artículo con WordPress una herramienta que siempre ha permitido trabajar en Cloud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *