La nube es cloud computing. Actualizada y con capacidad a demanda.

La principal razón de la demanda de aplicaciones Cloud Computing o en La Nube es la posiblidad de disponer de los archivos o los datos desde cualquier lugar. La necesidad de Ubicuidad. La mayoría de las personas están conectadas permanentemente mediante sus Smartphones y no se entiende que los datos o los archivos del trabajo no estén disponibles en sus dispositivos.

Esta es una ventaja primordial y caracteriza a la tecnología en la Nube. Miles de empresas y profesionales trabajan a diario en Cloud compartiendo datos y archivos desde las diferentes oficinas de la empresa, proporcionando a sus clientes acceso a información actualizada al instante. En definitiva, llevan la información con ellos allí dónde se encuentren. Sin duda la Nube permite una mayor libertad de horarios, la posibilidad de conciliación laboral y el trabajo sobre un entorno seguro, ordenado y centralizado.

Ubicuidad con la nube

La ubicuidad es sin duda uno de los pilares básicos del Cloud Computing.

A parte de lo obvio, que supone esta gran ventaja, hay que considerar otros dos factores de gran importancia.

  • Las aplicaciones Cloud proporcionan capacidades a la medida de las necesidades de los usuarios.
  • Las aplicaciones en la Nube no se quedan obsoletas.

La Nube con capacidad y recursos a demanda.

En la Nube los medios se adaptan al cliente y no el cliente a los medios. El que necesita almacenar 80.000 archivos contratará una cuenta de 40 Gbs y el que necesita trabajar con 500 archivos contratará 6 Gbs. Una empresa con 10 empleados contrata 10 usuarios para la aplicación, otra de 200 empleados contrata 200 usuarios con acceso, ¿simple verdad?

La nube permite recursos ilimitados

 

En los viejos tiempos, era necesario instalar servidores y software había que sobre-estimar los recursos necesarios con el fin de no quedarse cortos. Gracias al modelo de pago por uso que utiliza el Cloud Computing, al no requerir la instalación de infraestructuras ni mantenimiento, los costes se reducen drásticamente. Las aplicaciones no se quedan ni grandes ni pequeñas.

La Nube permite usar justo lo que se necesita y pagar lo justo,  se pueden ampliar recursos e incluso reducirlos según las necesidades de la empresa en cada momento.

Las aplicaciones en Cloud no quedan obsoletas.

Toda empresa que ya usa aplicaciones en la Nube sabe bien que están en permanente evolución porque las actualizaciones son frecuentes. Las aplicaciones Cloud se encuentran en permanente evolución por distintos motivos:

Actualización de la nube

1) Los proveedores pueden recibir sugerencias de mejora sobre la aplicación y implementarlas de forma muy rápida. En antiguo modelo de servidores de oficina o de CD’s esto era muy difícil y se adaptaban muy poco a las exigencias o necesidades presentes y futuras de sus clientes.

2) Los desarrolladores pueden monitorizar continuamente la seguridad de la aplicación, esto provoca también actualizaciones y mejoras. Existe también una evolución de los peligros y huecos de cualquier software. En el antiguo modelo de servidores, una vez instalado el servicio, eran infrecuentes las actualizaciones de seguridad,  eso hacía que estos servidores fueran extremadamente vulnerables. Recordar que, estos servidores, sobre todo en las Pymes son el objetivo de la mayoría de ataques por fallas de seguridad.

3) El propio Cloud evoluciona. La misma aplicación puede evolucionar en función del desarrollo de otras aplicaciones y servicios en el Nube que se incorporan a sus funcionalidades.

4) El la Nube, es obvio que las máquinas no se quedan antiguas ni escasas de recursos.  El proveedor ha de hacer previsiones y adaptarse a un creciente tráfico y uso de sus servicios, esto provoca la incorporación de nuevos servidores y recursos con la última tecnología. Los grandes del Cloud Computing proporcionan cada vez más medios para que los que desarrollan servicios y aplicaciones puedan tener unas capacidades prácticamente ilimitadas.

5) La competencia es feroz. Mientras un antiguo software de empresa, se instalaba en servidores de la propia empresa, solo podía probarse de puertas adentro. El Cloud ofrece la posibilidad de probar nuevas aplicaciones con tan solo hacer una descarga.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *