Cloud Computing ¿Cuáles son las dudas para subirse a la Nube?

El Cloud Computing es parte fundamental de la cuarta revolución industrial.

Es un hecho admitido por todos, la Computación en Nube ha cambiado el modelo de uso de aplicaciones y software, esto está ocurriendo a todos los niveles y  en todos los sectores industriales y comerciales, también en el terreno personal.

Irremediablemente todos iremos a la Nube igual que cuando los editores de texto sustituyeron a las máquinas de escribir. El Cloud Computing es una tecnología que vino para quedarse y cambiar el uso de la informática.

Cuando hay un cambio de paradigma hay quienes siempre se resisten a los cambios, puede que por desconocimiento o porque simplemente se ven desplazados de su zona de confort.

Hay que tener en cuenta que las ventajas con respecto a lo conocido o lo tradicional es lo que impulsa estos cambios. Seguir instalando servidores, discos duros o comprando software en discos es ya parte del pasado, siendo así veamos cuáles son las dudas que aún existen frente a la Computación en la Nube.

Dudas cloud computing

¿Cuales son las dudas que aún se plantean sobre el Cloud Computing?

Estas son las 6 reticencias más comunes al uso de la Nube en la empresa:

1. Pensar que la información de la empresa va a ser vista por otros.
2. Miedo respecto a la seguridad y los Ciberataques.
3. Viabilidad de la empresa que presta el servicio.
4. Dudas sobre la legalidad del almacenamiento de datos.
5. La ausencia de estandarización.
6. Temor a la falta de soporte técnico.
7. Usabilidad y ampliaciones.

Pensar que la información de la empresa var a ser vista por otros.

Hay empresas y profesionales que temen que su información sea inspeccionada por otras personas, esto  incluye a los propios profesionales que trabajan en las empresas de Cloud Computing.

En muchos casos existe la falsa sensación de que el mejor lugar para almacenar la información es la propia empresa.

Si bien es cierto que existen aplicaciones de consumo de uso masivo que no son fiables para esto, también existen empresas comprometidas con la privacidad y el control al acceso de los datos de sus clientes. Las leyes europeas y de muchos países de América Latina protegen la privacidad de los datos de los clientes bajo fuertes sanciones por su incumplimiento.

En cualquier caso, es como si nos planteamos que los empleados de un banco van a acceder a nuestras cuentas. En este sector siempre se han tenido claras las normas, en Europa se aplican estas mismas reglas en el Cloud Computing, en España está la LOPD y en breve se aplicará a nivel europeo en RGPD. Desde luego, no conviene dejarse llevar por las aplicaciones de uso masivo diseñadas para el uso particular, por más famosas y conocidas que sean.

Comprobar dónde está la empresa y qué normas ha de cumplir recordando siempre que:  en muchos lugares de los Estados Unidos, lugares dónde residen la empresas de Cloud Computing más conocidas,  no es ilegal apoderarse de los archivos y datos de los clientes.

En general hay que considerar que el personal de un proveedor de sistemas en la Nube está normalmente mucho más cualificado en redes, programación y en sistemas, que el personal que lleva el mantenimiento de los ordenadores de la oficina. Este personal no está interesado en los datos de los clientes, normalmente no tienen acceso a ellos, la empresa lo prohíbe y las leyes también. Esto también es equiparable a un banco, recordar que los bancos hacen Computación en la Nube desde siempre.

Una empresa de Cloud Computing maneja cientos de millones de archivos. Al contrario de los que la mayoría pudiera pensar, estos archivos no se manejan como en un PC. Sencillamente esto no es así. Para hacer operaciones con los archivos de los clientes se utilizan programas y códigos, de otra  forma sería inviable.

Miedo respecto a la seguridad y los Ciberataques.

Precisamente la seguridad es para otros el argumento más importante para trasladar todos sus datos a la Nube.

Existe un gran temor por parte de los empresarios a que su información sea sustraída o eliminada por un ataque cibernético. Conocidos  fallos de seguridad de aplicaciones populares como Dropbox o iCloud crearon un precedente que aumentó esta sensación. El problema es que desde sus inicios, para estas aplicaciones populares  la seguridad siempre fue más un estorbo que una prioridad.

Hay una paradoja en cuanto a la sensación de seguridad de las empresas: Se confía más en los sistemas instalados en sus dependencias que en aquellos sistemas en Cloud. Algunos están convencidos de que tener los ordenadores cerca es más seguro que cuando se usan sistemas Cloud Computing localizados en algún lugar de Internet.  Nada más lejos de la realidad, por dos motivos principales:

1) La mayoría de los ataques hoy en día van dirigidos a los ordenadores y servidores internos de las empresas porque realmente son los más vulnerables.

2) Los proveedores de Cloud Computing disponen de excelentes medidas de seguridad que en muy pocos casos están al alcance de las empresas.

Todo esto tiene también un claro componente psicológico. Está demostrado que el medio de transporte más seguro es el avión, aún así las personas tienen más miedo a volar que a ir en coche.

El mayor problema de los ciberataques hoy en día es que se utiliza el propio Cloud Computing para realizarlos. Me explico, antes el asaltante disponía de los medios que tenía en casa o en el garaje. Ahora, por relativamente poco dinero se puede alquilar un servidor en Cloud  muy potente. En muy pocos casos un servidor de empresa puede resistir la potencia de un ataque desde máquinas que son 100 veces más potentes.

Viabilidad de la empresa que presta el servicio.

En este punto la problemática está servida. Cualquiera puede tener dudas sobre el proveedor en el que vas a depositar tus datos y tu confianza.

El problema es que las empresas Cloud Computing rompedoras y de futuro son ahora mismo nuevas. Esto crea dudas que conducen a la adquisición de productos o servicios de marcas conocidas que quizá no tengan las mismas prestaciones que otros proveedores incipientes más pequeños.

El mundo de Internet no tiene nada que ver con el resto de sectores, las reglas son diferentes y con mucha frecuencia los pequeños vencen a los grandes, el buscador más usado se llama Google y no Microsoft, la red social más grande del mundo se llama Facebook y no IBM Social.

Las garantías de la estabilidad de los nuevos proveedores de la Nube ha de valorarse teniendo en cuenta la facilidad que ofrezcan para recuperación de nuestros datos si la empresa no va continuar. Prestar atención a las Startups de tipo burbuja o las empresas de tecnología surgidas en base a subvenciones, en España ha habido muchas,  son las que suelen cerrar en cuanto se acaba la subvención.

Dudas sobre la legalidad del almacenamiento de datos.

Existe una tremenda confusión respecto a la legalidad en cuanto a privacidad y protección de los datos almacenados.

Afortunadamente el público va comprendiendo que existen zonas del mundo como Europa y muchos países de América Latina con legislaciones sobre la privacidad, seguridad y protección de datos. Unas legislaciones que protegen a los clientes y proporcionan unas pautas a las empresas, todo lo contrario que en los Estados Unidos dónde priman los intereses de las empresas sobre los individuos.

Dudas legales cloud computing

No es difícil cumplir con las normas legales de protección de datos. Algunos sistemas como Dataprius lo llevan incluido,  desde sus inicios se firman los contratos previstos en la LOPD y ahora ya está al nivel que exige el RGPD, hablo de contratos de verdad firmados en PDF y enviados a los clientes.

En muchas ocasiones basta con aplicar el sentido común. Cualquiera puede entender que un sistema como Dropbox no es apto para cumplir con la legalidad. El primer motivo es la ocultación sobre el lugar dónde residen los datos y los archivos. Nunca han firmado los contratos de privacidad previstos en la ley. El motivo más importante es que  Dropbox o similares obligan a sincronizar y por tanto cada dispositivo dónde se almacenan los archivos es susceptible de incumplir con las leyes de protección de datos, se distribuye la información en multitud de lugares sin control en el acceso y de forma abierta.

La ausencia de estandarización.

De nuevo tenemos que volver al tema legal y normativo. Si la empresa proveedora cuida de la calidad de su servicio expondrá con claridad dónde se almacena la información, estos lugares de almacenamiento pueden tener certificaciones y cumplir estándares de calidad.

En la estandarización de los servicios en Cloud Europa es pionera. En Europa una empresa de Cloud Computing es considerada como otra empresa más de servicios.

Cuando se contrata un servicio es lo mismo que con cualquier otra empresa y además existen leyes específicas de seguridad y privacidad. No se puede hacer como en algunos  productos de consumo o aplicaciones que facturan desde paraísos fiscales y almacenan los datos en lugares poco fiables que les permiten manipular la información de los clientes.

Temor a la falta de soporte técnico.

La empresa suele temer que al contratar un servicio de Computación en la Nube no habrá nadie detrás que le ayude cuando tenga una dificultad o se produzca una incidencia.

Hay una falta de credibilidad por la mala experiencia con servicios conocidos como pueden ser los de las empresas de telefonía.

Soporte técnico

Todo depende de con quién se contraten los servicios. Todavía no ha dado tiempo a que las empresas de Cloud Computing se forjen una reputación respecto a esto. Todas las empresas de Cloud son jóvenes. En nuestro caso, podemos decir que se invierte mucho de nuestro tiempo en dar soporte a los clientes, esto produce un beneficio mutuo, la información directa de los usuarios nos proporciona las claves de como mejorar el producto, pulir los detalles e incorporar nuevas funcionalidades.

La falta de soporte es un problema que solo se resuelve por prueba y error. Es necesario ponerse en contacto con el proveedor para comprobar cuál es la calidad de servicio en este sentido. En muchas ocasiones parece que se tiene cierta timidez a contactar con la empresa proveedora o se da por hecho que el soporte no será bueno.

Usabilidad y ampliaciones

¿Cuánto costará a los compañeros de trabajo hacerse a la manera de trabajar en la nube? ¿Cuánto tardarán en aprender? ¿Hay algún curso de formación? Esta es otra de las grandes dudas implícitas a la hora de subirse a la nube.

Cuando se adquiere un software importante, la formación y manejo del mismo siempre han venido de la mano. Hoy en día y con la nube, la usabilidad es decisiva. El manejo debe ser autoexplicado, al igual que las aplicaciones móviles, donde prácticamente ninguna viene con manual de instrucciones.

La nube debe entenderse sola con un mínimo de ayuda. Guías rápidas, vídeos cortos o simplemente probar la aplicación debe ser suficiente para que los empleados entiendan que aprender trabajar en la nube no implica más de 5 o 10 minutos.

fácil de usar

Las ampliaciones del servicio en la nube. Una vez contratado el servicio ¿cómo aumento o disminuyo los Gigas o usuarios o backups? A diferencia de comprar un costoso servidor y configurarlo, la nube se ajusta a la necesidad de la empresa en ese momento. Ampliar capacidad es tan rápido, fácil y transparente al usuario como solicitarlo, siendo el coste proporcional y muy reducido.

Enlaces relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *