La movilidad del Cloud está cambiando la industria del software

No hay ni una sola gran empresa que no se esté trasladando hacia el Cloud Computing. Hay que fijarse en los grandes del mundo del software como IBM, Microsoft, Oracle, Google, SAP, etc. Todos están realizando cuantiosas inversiones en el Cloud. Se están desarrolando enormes proyectos. También se están adquiriendo pequeñas compañías cuyos servicios en la Nube son considerados competencia, otras veces, los grandes adquieren estas empresas porque sus clientes les solicitan servicios en Cloud de los que no disponen.

En cuanto a las medianas y pequeñas empresas de software, al surgimiento de pequeñas empresas que nacen desarrollando directamente para el Cloud le acompaña, al mismo tiempo,  el cierre de otras muchas que se han quedado atrás. Queda claro que las empresas que no se adapten a esta tendencia cerrarán en los próximos dos años.

dataprius-dispositivos-cloud

La empresa tradicional que vende programas para instalar en los ordenadores locales y que no ofrece una solución en la Nube dejará de vender sus productos. Es más, el propio temor de sus clientes a que esta empresa desaparezca por no atender esta creciente demanda provocará un desplome de sus ventas.

En todos los sectores el cliente manda. Ya no se entiende que un determinado proceso o un documento no esté disponible en la Nube, ya sea desde el móvil, la tablet o el ordenador, el usuario de cualquier servicio quiere que todo o  parte de este servicio esté en la Nube. Cualquier ciudadano, que no sea de avanzada edad, entiende como un fallo o una carencia el que tenga que desplazarse para realizar un trámite o recoger un documento.

La necesidad de movilidad, que resuelve el Cloud, ha propiciado importantes cambios en la industria del software. En resumen hay dos factores fundamentales, los canales de venta y el desarrollo de las aplicaciones.

1) El desarrollo de las aplicaciones

Los departamentos de programación y desarrollo de las empresas de software andan inmersos en el proceso de adaptar los productos que ya tienen a sus versión en Cloud. Las empresas que no tienen en marcha estos procesos simplemente dan por finalizada su actividad de desarrollo y hacen estimaciones del tiempo que les queda para poder seguir vendiendo algo de su producto.

Para el desarrollo en Cloud, se están haciendo enormes esfuerzos. El personal debe aprender a manejar nuevos entornos y nuevas herramientas. En muchos casos y debido a que los entornos de desarrollo no están los suficientemente maduros se han de eliminar algunas funcionalidades de los programas o sustituirlas por otras. Es el momento de reinventar, de reaprender y de reciclarse.

movilidad-cloud

2) Los canales de venta.

El modelo de venta tradicional mediante la visita presencial de un comercial desaparece al mismo ritmo en que los programas pueden ser descargados y adquiridos desde una web. Además en la medida en que el público conoce el Cloud Computing entiende que la compra de un software se puede realizar según las necesidades del momento. Lo que tradicionalmente se llamaba un paquete de software ya no tiene sentido.

El modelo de venta basado en la adquisición del programa tiene los días contados. El cliente quiere contratar un servicio que se adapte a sus necesidades en cuanto a: usuarios, capacidad y servicios concretos. Quedan ya para la historia  la compra de programas completos con características de poca utilidad y a los que la empresa nunca iba a dar uso.

Con la agresiva competencia que ya existe de los servicios en Cloud, las empresas de software han de reducir los costes. Los márgenes de beneficio ya no permiten la contratación del comercial tradicional que realizaba ventas presenciales. El papel de este personal se sustituye por el de los asesores, siempre y cuando la aplicación tenga cierta complejidad. Los asesores de implantación de un producto deben ser conocedores en profundidad de ese producto, su perfil atiende más al de un informático con capacidades de comunicación y comercial que al de un señor de traje y corbata sin conceptos informáticos.

Durante un tiempo la empresa de software tradicional, entendiendo aquellas que instalan los programas y los servidores en las dependencias del cliente, irán reduciendo su público objetivo hacia directivos de avanzada edad y poco ilustrados en tecnología. Sé que todavía existen oficinas que tienen un Fax, del mismo modo seguirán existiendo empresas que tengan servidores y software de paquetes.

Hubo una época en que los programas se podían comprar cogiendo una caja de una estantería. Igual que la música también se podía comprar adquiriendo un disco. Al final comprabas el LP completo de tu grupo o cantante favorito aunque muchas canciones no te gustaban. El Cloud permite la descarga y la compra de una sola canción. La diferencia en esto es que las herramientas empresariales son una necesidad y la música es una actividad lúdica, por eso resurgen los discos de vinilo y las tiendas, cosa que no ocurrirá con el software.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *