Integridad y Prestaciones VS Capacidad en el almacenamiento en la Nube

Todas las aplicaciones de consumo para el almacenamiento en la Nube están compitiendo en cuanto a capacidad ofertada, me refiero a Dropbox, Google Drive, Box y Amazon Drive.

Reiteradamente hemos dicho que no son nuestra competencia porque Dataprius funciona de otra forma y cumple las normas europeas de seguridad y protección de datos. En definitiva, usa un almacenamiento de calidad en lugares de reconocido prestigio.

En este artículo queremos reflexionar sobre la estrategia comercial de estas empresas sin considerar el cumplimiento legal como el factor más importante, guardaremos para después las consecuencias de cumplir con las normas.

Capacidad versus prestaciones

La estrategia comercial del Almacenamiento en la Nube.

Es evidente que estos productos de consumo andan inmersos en la batalla de ver quién ofrece más Gbs. Ofrecer gran capacidad de almacenamiento, cuanto más mejor y si es gratuito mejor aún.

La oferta en cuanto a cantidad, que no en calidad, es una estrategia comercial bien pulida y que tiene siempre un efecto sobre las masas.

La crisis económica mundial, de la que afortunadamente se está saliendo, alimentó esta estrategia y la de competir en precios. Esto viene ocurriendo en otros sectores como por ejemplo el textil, las tiendas de Primark están siempre llenas, hay gente que prefiere tener cantidad de ropa aunque no aguante ni el primer lavado, también comprar muchas prendas a un coste extremadamente económico.

Como digo, son estrategias comerciales que básicamente se basan en vender mucho y barato en lugar de poco y caro porque se aporta calidad. Recordemos que la calidad tiene un coste agregado.

En el terreno del textil todo el mundo sabe que el secreto está en producir en países con bajos salarios deslocalizando las empresas y trasladando la producción a dichos países. Mejor dicho, no hay tal secreto.

Sin embargo en el tema del almacenamiento en la Nube si hay un secreto, algo que nadie considera.

Las aplicaciones de consumo como Drive, Dropbox, Box ofrecen gran capacidad de almacenamiento y en ocasiones de forma hasta gratuita por los siguientes motivos:

  • Llaman mucho la atención y tienen garantizada una publicidad gratuita de los ansiosos por la cantidad y lo barato. Son legiones en nuestro días.
  • Solo el 1% de los usuarios van a consumir el total del almacenamiento ofertado. Cualquiera con más de una neurona sabe que se pasará mucho tiempo subiendo 1Tb de archivos en Internet.
  • El público siempre sobre-estima la cantidad de almacenamiento que necesita. Cualquier aficionado al marketing o los políticos lo saben muy bien, saben que los números confunden a las masas y la percepción de las cantidades confunde a la gente.

Como curiosidad, recientemente tenemos el caso de un usuario que demostró que el almacenamiento infinito de Amazon no es tan infinito haciendo esto: Usuario pone a prueba el Almacenamiento Ilimitado de Amazon.

Los costes del almacenamiento barato.

Las empresas europeas no podemos competir en barato.

Hemos de competir en calidad, esto también se aplica a las aplicaciones de Internet. Al igual que en la industria textil, una empresa en Europa ha de afrontar unos seguros sociales, unas normas prevención de riesgos, unos permisos, normativas locales, normativas nacionales, impuestos, etc,  en definitiva un montón de costes para un funcionamiento reglado que no tienen en la India ni en China, desde luego no pueden pagar 200€ al mes y hacer trabajar a los europeos 10 horas al día respirando tintes tóxicos.

Con el almacenamiento en la Nube no pasa exactamente esto, los costes no se recortan necesariamente de los costes laborales pero si de las condiciones de seguridad y de protección de los datos.

En Europa por tanto, el almacenamiento es más caro porque las leyes exigen a las empresas una serie de condiciones que evidentemente incrementan los costes. El coste del almacenamiento en la Nube en Europa se dispara porque  los requerimientos en cuanto a seguridad y protección de los datos son costosos. Por favor, pensemos que la seguridad que no es barata, ahora que está tan de moda hablar de ello.

Hablo de una realidad palpable. Vamos a ponerlo en euros para que todo el mundo lo entienda. Si la factura mensual para Dataprius es de 8000€  almacenando los archivos de sus clientes en Azure o IBM, podríamos contemplar la posibilidad de trasladar los archivos a un almacenamiento barato como BlackBlaze y pagar menos de 0,005$ Gb/mes según negociemos porque hacemos rápel. De repente pagaríamos 2000€ mensuales y nos ahorramos 6000€. Entonces ya podemos hacer varias cosas como ofrecer unos precios baratos, o una capacidad enorme, subirnos los sueldos o regalar un coche pequeño cada mes a nuestros familiares o amigos.

Todo ello si estamos dispuestos a lo siguiente:

  • No cumplir las normas europeas de seguridad, privacidad ni protección de datos. En España hay muchos que lo hacen cuando venden productos de Google y la justicia aún no les ha pillado.
  • No dormir tranquilos sabiendo que las condiciones de seguridad están dejadas de la mano del destino.
  • Denigrar nuestras expectativas en cuanto a ofrecer un servicio de la máxima calidad a nuestros clientes evolucionando siempre en esta línea. Esto para nosotros sería como pasar de vender chaquetas a camisetas de algodón baratas.
  • Abandonar cualquier tipo de ética o moral profesional. Estos almacenamientos no garantizan que terceros puedan acceder a los archivos. No se atienen a legalidad.

Entonces, es gracioso comprobar que los Chinos en el mundo del almacenamiento en la nube son Google,  Amazon y Dropbox. Otras empresas como Azure, IBM u Oracle apuestan por la calidad y el cumplimiento de las normas, son la tienda de marca conocida en el centro de la ciudad y no el bazar chino de Móstoles.

El hecho de no cumplir las normas ni la legalidad tiene también “secretitos” que producen ingresos añadidos, dígase la comercialización y venta de los datos almacenados por los clientes. Esto es sumamente fácil en un mundo en que la privacidad importa poco. Considere el lector que estamos hablando de empresas que almacenan en la Nube, no a nivel individual si a usted le importa un comino la privacidad, estamos hablando de la privacidad y la seguridad de los archivos de sus clientes.

El truco comercial. Baratos en almacenamiento pero caros en precio de usuario al mes.

Veamos la siguiente tabla comparativa.

Cuenta básica (3 usuarios) Capacidad  Precio Usuario/mes Total Anual
 Box Ilimitada  12 €  432 €
 Dropbox  2 TB  10 €  435,60 €
 Google Drive  3 TB  8 €  288 €
 Dataprius 100Gb  3 €  216,36 €

Como vemos el espacio de almacenamiento que ofrecen es enorme. El público en general se ve sorprendido por estas cifras.

Tomemos el caso de Dropbox que es el que oferta menor capacidad. Con  una conexión de fibra de 300M podremos subir a unos 30 Mbsp, ¡ojo! las operadoras también confunden a la gente con esto porque las conexiones son asimétricas y porque la velocidad se mide en Megabits no Megabytes que es como se miden los archivos (mbps-to-mbs).  Para subir los 2TB ofertados por Dropbox se necesitan unos 8 días haciéndolo de continuo durante 24 horas sin parar, todo esto en un caso optimista porque otro truquito de estas empresas es que limitan la velocidad de subida, por tanto nunca enviarás archivos a la máxima velocidad que proporcione tu conexión.

Nosotros podemos dar datos reales. Nunca incitamos al cliente a consumir más Gbs de los que necesita. La realidad es que una empresa media con 60 usuarios consume por término medio 240 Gbs. Empresas de ingeniería que tienen archivos más pesados pueden estar en torno a los 350Gbs.

Renunciar a todo lo demás por la cantidad.

Dejarse llevar por el tamaño y la cantidad es muy normal. Yo personalmente prefiero comprar una sola botella de vino de calidad para la cena, en lugar de una garrafa de cinco litros mucho más barata. Independientemente de que mi paladar no sea muy exquisito creo que mi mujer y yo no consumiremos los cinco litros.

Recordar que ofrecen una gran capacidad de almacenamiento que saben que no vas a ocupar. Un almacenamiento dónde no se declara claramente ni el país ni la localización en que que se realiza, no podemos comprobar si hay certificaciones de seguridad o privacidad o a qué normas se atienen. Todo ello acompañado del hecho de tener unos precios por usuario más altos. En ningún momento hemos hablado de las prestaciones ni de la facilidad de uso de las aplicaciones, es un error no valorar esto. Una gran capacidad tampoco sirve si las aplicaciones son toscas y no se manejan con agilidad en el trabajo diario. Si la gente quiere un trastero donde echar sus archivos en vez una biblioteca ordenada y eficiente y segura….

Dejo una pregunta en el aire: ¿Por qué ningún artículo de ningún Blog ni de ningún medio explica esto? Hay decenas de artículos recomendando Dropbox y Drive.

Anexo. Seguridad y protección de datos de los almacenamientos usados por Dataprius: IBM Softlayer | Microsoft Azure

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *