Contratos de click y aceptar RGPD ¿Pandemia de estupidez colectiva?

Shares

¿Crees que es lo mismo un contrato que guardas en un PDF que un click en una casilla de Aceptación de Condiciones?

Cualquiera que haya comprado algún servicio por Internet ha hecho click en la casilla de “Aceptar condiciones”. Además, seguro que lo has hecho sin leer ese tostón de texto como el 99% de los humanos.

Ojo, que hablo de algún servicio. No de comprar un producto físico en concreto.

Recientemente compré un seguro por Internet. Como es lógico, le empresa me envió de inmediato un PDF con las condiciones de mi seguro. Todo perfectamente correcto y lógico. Tengo el documento guardado y en cualquier momento puedo revisar qué cubre el seguro. En caso de reclamación nos atenemos tanto la empresa como yo a unas cláusulas establecidas y conocidas por ambas partes. ¡Correcto!

Terminos y condiciones contrato.

Con otros contratos como el RGPD el caso es delirante y nos toman por idiotas

¿Qué ocurre con otros contratos como los de RGPD?

Existe el RGPD. El Reglamento General de Protección de Datos. En Internet se aplica a todos los servicios que manejen datos personales. Esto incluye cualquier servicio y cualquier empresa que presta el servicio.

Cualquier Pyme lo conoce, de hecho tiene formularios que les deben firmar los clientes. La compañía de seguros que mencionaba anteriormente, por supuesto también cumple y junto con las cláusulas del seguro venía el RGPD, por supuesto en mi copia en PDF.

Cuando digo que todas las empresas han de cumplir RGPD, uno supone que la ley se aplica por igual a todas.

¡Cuidado que vienen curvas! ¿Qué pasa con servicios como los de Amazon, Google o Dropbox, Office 365?

¿Los usas? ¿Tienes el contrato?

Miles de niños usan Google Class Room (menores). Muchas empresas usan Google Drive, facturas, archivos con datos bancarios, etc.

Pide al colegio, pídele a tu gestoría, pídele a cualquiera que use servicios de una Bigtech que te enseñe el contrato RGPD para saber que hacen con tus datos. Por cierto, que la ley también dice que estás en tu derecho de hacerlo.

Los abogados que asesoraron sobre RGPD a estas empresas, los consultores, le dijeron que esas aplicaciones no entran en el juego, que eso no corresponde, adelante con Drive, Dropbox y hasta con WhatsApp. No se pongan los señores en un aprieto, ¡faltaría más!

Ojo con insistir que te dirán: “Privacy Shield” que traducido al castellano significa “Abra cadabra pata de cabra”. No dudes nunca de la magia.

visión de los consultores RGPD según empresas.

¿Cumplen con el contrato RGPD estas multinacionales?

Te ahorro el esfuerzo, y quizá el gasto de consultar con un abogado, te dirá que si y te soltará el rollo de que los servicios por Internet están regulados por la ley tal, artículo tal párrafo tal, etc.

Es la lógica jurídica, que lamentablemente parece estar cada día más lejos del sentido común. Decía Albert Einstein que “El sentido común es el menos común de los sentidos”.

Al final resulta que con estas empresas, un click en una casilla de Aceptación equivale al contrato RGPD. ¡Tooma castaña!

Ve al dentista, al fisioterapeuta, al oculista. Acongojados por el RGPD, lo primero que hacen es pasarte ese papel de “Protección de datos” que has de firmar. Las multas que les pueden caer son brutales.

Pero claro, si esos de la clínica usan Gmail para adjuntar archivos con tus datos o Google Drive, eso no entra, eso es otra cosa. ¿Alguien se acuerda de que Google es la mayor y más potente empresa del mundo de manipulación de datos?, parece que no.

¿Por qué no es lo mismo un click en una casilla que un PDF que puedes guardar?

Muy sencillo. Hiciste click en una casilla que en la claúsula 12 ponía “Trigo” y ahora pone “Rodrigo”. Si no tienes una copia firmada y guardada podría pasar esto.

Ojo, no dudo de la supuesta santidad y buen hacer de los bienaventurados samaritanos de Google.

Es que resulta, que en el mundo real, los contratos se hacen por algo. Se trata de que ambas partes conozcan las condiciones y para eso, de toda la vida, un contrato ha sido un documento que ambas partes firman y se guardan.

¿Firmarías un contrato de compra-venta de una casa sin ir al notario?

Sería super cómodo que te mandaran a una página web y aceptaras una casilla. Ya está, y el contrato lo tiene Google Properties que sobre lo humano y lo divino lo guardan y no lo modifican. Por supuesto copia para ambas partes no es necesaria (Exigir esto es de herejes) .

Yo cambio una página web en minutos, modifico texto e imágenes en cualquier momento y en cualquier lugar, el texto de la Aceptación es una página web. Si amigo, podrán guardar el archivo sobre el que hiciste click, pero tú no tienes una copia y mañana lo pueden modificar si quieren, ¿como sabes que no lo han hecho? Desde los tiempos del antiguo Egipto se hacen contratos con copias guardadas por ambas partes, ¿somos más inteligentes ahora? o es que ¿hay una pandemia de estupidez respecto a la Bigtech?

Si una casilla equivale a un contrato. ¡Que negocio! Ya estoy buscando socios. Hagamos formularios con casillas de aceptar y sustituyamos todos los contratos del mundo.

Declaración del Autor:
Ante el previsible linchamiento por parte de: Consultores RGPD (Privacy Shield mediante), defensores a ultranza de Google, Amazon, Dropbox, Microsoft, Apple. El autor se retracta y declara que: “El Sol gira al rededor de la tierra o de Google” y que jamás pondrá en duda el tratamiento de los datos de las Bigtech mencionadas y que sus tremendas fortunas nunca han tenido nada que ver con el uso de los datos de los usuarios. Que dicen cumplir y cumplen, aunque cuando los datos salen de Europa ya no haya legislación en los lugares de almacenamiento, palabra de fe, lo confirmo con un click en una casilla.

Shares

Deja un comentario