La transformación de las copias de seguridad en la nube

A día de hoy, para los profesionales IT la mejor forma de copia de seguridad es en la nube. Lejos significa más seguro, no al contrario.

El almacenamiento y sistemas de backups han ido evolucionando desde cintas magnéticas lentas, disquetes, Pendrives, CDs, DVDs, NAS. El último paso es el respaldo de archivos en la nube.

No consiste en ir subiendo de vez en cuando.

Un backup en la nube no significa que tengamos que, de forma manual o automática,  ir subiendo archivos a nuestro sistema de copias. Puede ser  en realidad una copia directa de nube a nube. Un servicio en la nube tiene los archivos en Data Centers, empresas con infraestructura de almacenamiento, redundancia y seguridad. El backup en la nube implica la copia de miles de archivos a otro sitio dentro del mismo Data Center u otro diferente.

Los equipos IT de las empresas siempre tienen que definir el protocolo de backups de la empresa. Desde que existen estos mecanismos su trabajo es más fácil, rápido y seguro.

¿Cómo era/es la copia tradicional?

Multitud de empresas a día de hoy basan sus sistema de copias de seguridad en copias en discos duros externos o lo más avanzados con NAS o scripts que copian cada X tiempo a otra carpeta lo que se ha hecho en el día.

Un caso por desgracia aún muy común: Cada día un responsable se lleva un disco duro externo en su maleta y a la mañana siguiente lo trae de nuevo. Multitud de empresas usan este mecanismo de copia de seguridad.

Una empresa que tenga una intranet de repositorio común con un Windows Server y que internamente realiza en otra unidad copias regulares automatizadas. Este sistema de backup también es muy común. No evita tener que invertir en hardware, software, configuración y mantenimiento.

Este sistema no dispone de trazabilidad, si alguien borra un archivo del repositorio no se sabe quien ha sido ni cuando. Cuando alguien eche en falta algo tendrá que solicitar al administrador del sistema la copia que haya hecho el último backup.

Algo más avanzado que lo anterior es usar además del servidor un NAS que copia a otro sitio o bien, sincroniza los archivos con alguna nube.

Hay mucho software que ofrece esta solución. Que no deja considerarse también un poco arcaica y por tanto menos segura. La sincronización permite que virus de tipo Ransomware hagan estragos si logran tener acceso a ellos. Y normalmente es tan fácil como que un ordenador se infecte; el virus ataca al ordenador local y a la unidad mapeada que tiene afectando finalmente a los archivos del servidor. Para colmo si tienen un software de sincronización lo que hace es encima subir los nuevos archivos encriptados a la nube o al disco duro. La sincronización debe evitarse casi en el 99% de los casos. Sólo un trabajo centralizado con acceso a claves sería apropiado a niveles de seguridad y calidad.

¿Por qué las copias son más seguras cuando están en la nube?

Físicamente están en un Centro de Datos. Dicho Centro, por normal general, dispone de seguridad propia, sistemas de redundancia de disco, soporte en caso de fallo eléctrico, refrigeración y certificaciones de calidad. Tiene seguridad física con vigilantes. En fin, puede considerarse como un banco, que en vez de guardar dinero, guarda datos.

Por supuesto hay Data Centers de todo tipo y en el ancho mundo. Un proveedor de gestión documental transparente no debe ocultar cuáles son sus centro de datos. Aquellos que estén en Europa para cumplir con la ley de protección de datos y ofrezcan garantías de calidad, velocidad y seguridad.

El acceso de primera mano se hace por validación con contraseñas y con comunicaciones cifradas con SSL. Lo que significa que está accesible de forma ubicua y se puede restaurar y acceder desde cualquier lugar de forma segura. Si por razones protocolarias de la empresa se requiere copia física en otro sitio local ya no es necesario transportar físicamente o enviar Gigas y Gigas de datos de un sitio a otro. La copia ya está en la nube y se puede descargar total o parcialmente en el destino local.

La automatización es sencilla. Permite programar las copias de seguridad de forma regular sin dificultad. Un backup automático semanal o diario. ¿Por qué no? Nunca se sabe qué puede pasar. Lo mejor, el ahorro de capital en hardware y mantenimiento. Elimina la exposición innecesaria de los datos dando agilidad al proceso de recuperar información.

La redundancia de los archivos implica un nivel más de seguridad. Todo está doble o triple. ¿Parece raro que se almacene en Madrid o Irlanda y el backup esté en Alemania? Pues no, así funciona Dataprius por ejemplo a día de hoy. Más información.

Un buen backup es aquel que se hace automático, redundante, fácil de acceder y sobre todo seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *