Cómo evitar que una memoria USB con virus te acabe perjudicando

Una de las malas costumbres que hay en las empresas es utilizar las memorias USB para trasladar datos de un lado a otro. Estos dispositivos físicos, en apariencia inofensivos, pueden ser portadores de «enfermedades informáticas» si no tenemos cuidado.

¿A quién no le ha pasado que lleva un pendrive a la imprenta o la copistería, o le pasan unos datos en el USB del amigo de un amigo, y al final de te encuentras con un problemón en el ordenador?

Cuando hablamos de grandes empresas y organizaciones, el riesgo se multiplica por mil si no establecemos un protocolo a la hora de compartir datos entre miembros de la plantilla. Hay que evitar todo lo que de algún modo no podamos controlar y pueda verse infectado por virus. Sólo la nube profesional te ayuda a estar tranquilo y a salvo de malware.

memoria USB con virus

¿De verdad que las memorias USB con tan peligrosas?

En la era del teletrabajo y la movilidad, este tipo de dispositivos se ha convertido en un auténtico problema.

El empleado se lleva documentos a casa en una memoria USB, luego lleva esa memoria USB a no sé donde, la coge no sé quién y, aparte de que puedan acabar datos privados en un ordenador de una persona no autorizada, el riesgo de que le acabe entrando un malware es incontrolable. Porque por muy bien que cuides la seguridad informática en el interior de tu empresa, no puedes controlarla en todos los sitios por los que ese USB va a pasar.

Algunos dirán que se puede usar la memoria USB de manera segura, y es cierto. Pero el problema es que este tipo de ficheros está hecho precisamente para eso, para transportarlos de un sitio a otro, y su uso acaba siendo perjudicial, especialmente no tenemos cuidado con los sitios a los que lo llevamos, o tenemos una «urgencia» y no nos paramos a pensar si es seguro lo que hacemos o no.

Como empresario o director de un departamento de informática, no te quepa duda de que tienes que controlar el uso de estos dispositivos en el interior de tu organización. Si no somos conscientes de los riesgos, luego tendremos que asumir las consecuencias.

La memoria USB, poco funcionales y con muchos riesgos

Es verdad que hoy día podemos encontrar pendrives con muchos TB y con más capacidad de almacenamiento que un ordenador. Pero, generalmente, las memorias que se suelen utilizar (por coste y por conveniencia) son las memorias de menor tamaño, lo que también genera dificultad a la hora de trasladar datos.

Porque para almacenar nuevos datos, tienes que eliminar datos antiguos, que tendrás que traspasar a un ordenador, lo que dificulta más la organización de los datos y fomenta sin duda el desorden en organizaciones donde todo debería controlarse más seriamente.

Pensemos también que independientemente del tamaño de las memorias USB, igualmente pueden ser portadoras de malware, especialmente cuando no son memorias USB de la empresa, sino propiedad de algún empleado que también las utiliza para asuntos personales.

Sí, aunque no uses memorias USB ni discos duros externos en tu empresa, también puedes acabar sufriendo las consecuencias de un malware atrapado en estos dispositivos. Basta con que un empleado se lleve un portátil de la empresa a casa para adelantar trabajo, meter uno de estos dispositivos con malware en el puerto y encontrarte con un problema grave que puede afectar a tu empresa.

Por no hablar de que este tipo de dispositivos físicos se pierde y se rompe con facilidad, se puede caer fácilmente del bolsillo y que otra persona lo encuentre y vea lo que tenías ahí guardado, entre otras historias para no dormir.

En este sentido, lo que tienes que hacer al margen de usar o no estos dispositivos, es tener los datos de tu empresa a salvo y realizar las copias de seguridad pertinentes.

memoria pendrive USB

Cómo mantener los datos de tu empresa a salvo de toda especie de malware

La prevención es el mejor antídoto contra lo que nos podemos controlar. Por esta razón, creemos que incluso más allá de controlar el uso de dispositivos de almacenamiento en tu empresa, deberías tener claro que un software de gestión documental en la nube te puede ahorrar muchos disgustos.

Para empezar, porque los datos no se guardarán directamente en tu ordenador, sino en la nube. Si utilizas Dataprius, ya no tendrás necesidad de trasladar archivos de un sitio a otro en pendrives o discos duros externos por USB porque tus datos serán accesibles desde cualquier parte en la que tengas conexión a Internet.

Tan sencillo como conectarse a la nube, visualizar tus archivos de Word, Excel, Powerpoint o lo que quieras, hacer las modificaciones que necesites y cerrar el programa.

Y segundo, porque tus datos estarán siempre a salvo con tus copias de seguridad automatizadas, y nadie que no tenga los permisos pertinentes podrá descargar o modificar documentos con los que estés trabajando en la nube. Suena bien, ¿verdad?

Descarga Dataprius ahora mismo y descubre una forma más eficaz, cómoda y sobre todo segura de trabajar. No confíes los datos privados de tu empresa a un objeto tan pequeño y tan problemático como una memoria USB.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies con fines estadísticos. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies